5 razones por las cuales nos estamos pudriendo del universo DC de series

En el 2012, una serie revolucionó el mundo nerd. No era una gran serie, incluso se podría decir que con mucho esfuerzo raspaba el mote de “buen producto”. La productora de Greg Berlanti, un canalla que en su haber tenía bodrios como “Everwood” y “No Ordinary Family” (que casi derrumbó la carrera de Michael Chiklis), tras haberle tomado el gusto al mundo superheróico después del enorme fracaso de “Green Lantern”, decidió intentarlo con otro héroe con Verde en el nombre. El elegido fue Oliver Queen, Flecha Verde.
El inicio fue auspicioso. Tomando algunas cosas del reboot de Green Arrow en los comics y pidiéndole prestado mucho a Batman –como en los comics- la serie de Arrow despegó medianamente y rápido, gracias a unos ratings bastante buenos, y asi consiguió una renovación para regresar en el 2013. La segunda temporada, gracias a Deathstroke (Manu Bennett), fue increiblemente mejor que la primera y realmente esperábamos que diera inicio a mucho mas. Mucho mas significó la primera muy buena temporada de Flash, con crossovers incluidos. Sí, en gran medida, una buena cantidad plot devices y manejos de situación (asi como los personajes) eran muy similares a Arrow, pero lo dejamos pasar. Incluso dejamos pasar una muy floja tercera temporada de Arrow por lo bien que estaba Flash.
No muy tarde, nos enteramos que dos nuevas series de superhéroes iban a agitar todo: “Legends of Tomorrow”, con personajes extraidos de Flash y Arrow, y “Supergirl”. La idea de los crossovers múltiples y conflictos a gran escala nos hacía soñar.
No obstante, el presente es muy distinto. La cuarta temporada de Arrow es bastante mala. Supergirl es un desastre. Legends es mediocre cuanto menos, y Flash tiene que sostener todo con el carisma de Grant Gustin que ni siquiera fue elegido por DC para ser el Flash oficial de las películas.
Que complejo, no?

Solo concentrate en mis brazos

Solo concentrate en mis brazos

1- Los vecinos de enfrente

Uno de los grandes problemas que están sufriendo las series de la factoría Berlanti (y Guggenheim) es que la comparación las hace puré. Series de Marvel como “Daredevil”, “Jessica Jones” e incluso “Agent Carter” son tan mejores e incluso a título general, como series, son excelentes, que al ver las de DC no podemos mas que sentir pena y un poco de bronca por no entender como es que no decidieron hacer algo asi de bien. Y es que Daredevil y Jessica Jones específicamente son REALMENTE geniales.

 

2- La estética

Esta es una crítica personal desde hace años. La estética y tratamiento visual de las series de Berlanti hace pensar que en vez de estar viendo una serie de superhéroes, estamos consumiendo una telenovela con tipos que se disfrazan: Halloween, con romances extra. Esto no tiene nada que ver con las tramas (ya vamos a llegar ahí) sino puramente con lo que se ve. Los planos, la paleta de colores, incluso los cues musicales y algunas interpretaciones insufribles. Todo remite a una telenovela mexicana de las tres de la tarde. Pero con algo de parkour y flechazos.

Gracias por tanto Cisco

Gracias por tanto Cisco

3- Los guiones

Retomando lo del punto 5. Daredevil no es buena porque yo lo digo, es buena porque los guiones son excelentes, porque la gente que la escribe tiene dos dedos de frente y decide que, si la serie va a ser oscura, entonces los diálogos, intercambios, y planteos de personaje, tienen que acompañar. Parece que de la temporada 1, donde Arrow era un vigilante vengador que asesinaba a sus enemigos, a la 4, todos sufrieron una lobotomía. Supergirl es totalmente una telenovela idiota mezclada con dramitas a lo “The OC”. Legends se sostiene por el carisma de un par de sus personajes y nada mas. Flash, que entre sus productores encuentra a Geoff Johns, es una de las pocas en las cuales el guión no apesta. Y sin embargo la repetición de situaciones y lugares comunes ya agobian. ¿Cuántas veces mas vamos a sufrir un reproche de Felicity a Oliver y la obligada intromisión de Diggle? ¿Cuántas veces mas vamos a ver a Barry agradeciéndole a Joe y teniendo un momento paternal adorable? ¿Y los celos de Kara con Jimmy Olsen y su novia?

"Esta es mi mejor cara de enojada. For real".

“Esta es mi mejor cara de enojada. For real”.

4- La extensión

Otra de los eventos demostrados en los últimos años es que las mejores series vienen en frasco chico. El modelo HBO/Netflix/AMC de series de 10 a 13 capítulos demostró que un argumento y sus guiones pueden desarrollarse mejor en temporadas cortas donde necesitan estiramientos innecesarios. Incluso series con elencos corales. Repasemos: “The Soprano”, “Six Feet Under”, “The Wire”, “Mad Men”, “Breaking Bad”, “Vikings”, “Game of Thrones”… puedo seguir hasta mañana. E incluso agregar: Daredevil y Jessica Jones. El formato largo no funciona más. Menos que menos en series dramáticas de una hora. Menos que menos en series dramáticas de una hora donde un grupo de superhéroes tiene que desbancar a un enemigo que esta descubierto desde el minuto uno. Es ridículo y cansador para el espectador.

Prison of Tomorrow

Prison of Tomorrow

5- Las actuaciones

Vamos a ser claros con este último punto. Desde la 24 venimos haciendo recaps de estas series porque somos comiqueros y las consumimos y sabemos que hay un público al que le interesa, pero ni por un minuto nos creemos que estamos reseñando algo glorioso. Y lo primero casi que uno puede determinar para saber si algo es MALO, es la actuación de sus interpretes. Y en este apartado, en general, las series de Berlanti, es muuuy flojo. Desde el vamos, Stephen Amell, que interpreta a Oliver Queen/Arrow, empezó siendo literalmente DE MADERA. Para la 4ta temporada ya es mas un actor corriente de acción al cual no le vamos a pedir que recite Hamlet, pero si, sigue siendo un toque marmolado. El resto oscila de anodino a exagerado. Flash, que repito, es la mejorcita de todas, es también la que maneja un registro similar en sus interpretes. Desde Grant Gustin que es muy agradable, hasta el mas horrible de sus villanos, mas o menos, se bancan el rol. Supergirl es un desastre. Desde los mohines insoportables de Kara (encima, waifu Beonist no es mala actriz) al personaje del hacker enamorado, todo tambalea como una mesa sostenida por cuatro manzanas. Un garrón inmirable que esta convirtiendo la carrera de Calista Flockhart en un pozo de horrores.

Es duro decir esto pero hay que hacerlo, si no levantan la calidad pronto, tal vez no sean canceladas, pero cada día las diferencias con otras series del estilo van a ser mas notables. En el futuro están “The Defenders”, “Luke Cage”, “Iron Fist” y “Punisher”.
Mientras tanto, veamos como una vez mas como el bipolar Quentin vuelve a reprocharle algo a  Oliver y a ponerlo en el rol de enemigo. Original.

Anuncios