Manuscritos de Tython, reflexiones sobre Star Wars VIII: tres días en el Paraíso

A mediados del año 2021, Davo y Lucifagor, dos de los responsables de la Cueva del Guampa, negocio de venta de figuras y memorabilia de Star Wars, me sorprendieron con las siguientes palabras al término de uno de los podcast de Hablando de Star Wars, que compartimos todos los sábados por la mañana: “Profe, queremos que venga a la Guampacón”. (La Guampacón 2022 se trataba de un proyecto de Convención de Coleccionismo ideado por estos dos delirantes que una vez se atrevieron a soñar sin pensar hasta dónde podían llegar.) En el momento no supe qué responderles, creo que les dije que debía consultarlo con mi familia o algo así; la realidad era que estaba totalmente en shock, la propuesta me había descolocado. Por supuesto que tanto mi esposa como mis hijos me dijeron que aceptase la invitación, que no podía dejar pasar esta oportunidad que para mí significaba el pináculo de toda una vida dedicada a Star Wars.

El jueves 28 de abril de 2022 a las 23, poco más de medio año después de aquella propuesta y cargado de esperanza, abordé el avión que me llevaría a México. Al igual que los héroes míticos que tanto admiramos, me encontraba dentro del vehículo que me transportaría al otro lado de la realidad; el capitán de la nave, Caronte moderno, presagió una buena travesía. Mi viaje iniciático no hacía más que comenzar. Llegué a Cancún el viernes con una hora de retraso, pasado el mediodía, la incertidumbre me invadió, ya que no sabía si la persona encargada de esperarme lo habría hecho, para mi tranquilidad, al igual que el guardián del portal, el señor Jesús Campos me esperaba con un cartelito con mi nombre. Subí a la combi pidiendo disculpas por la demora a mis compañeros de viaje hasta el hotel y me senté al lado del chofer, ya que no quedaban lugares libres en la parte de atrás, cosa que aproveché para grabar con el celular algunos paisajes que podían apreciarse desde la ruta. Una pequeña especie de pirámide maya bajo un puente llamó mi atención, pero no me atreví a preguntar de qué se trataba. En ese momento sentí cómo una pequeña corriente eléctrica recorría mi espalda, lo atribuí a la emoción de haber llegado, de esta manera la ciudad de Cancún me recibía con las puertas abiertas.

Al llegar al hotel nos saludamos con el resto de los pasajeros, nos deseamos suerte y cada uno comenzó a dirigirse en dirección al lobby. En ese preciso instante se acercó uno de ellos, me dio un efusivo apretón de manos y me dijo “Profe, no creo que usted me conozca”, a lo que respondí con una sonrisa tomándome el atrevimiento de nombrarlo como lo había escuchado alguna vez en un programa al que fue invitado: “Pero cómo no te voy a conocer, si sos el cajas”, apodo que le pusieron dado que toda su colección se encuentra cerrada en su empaque original. Parado frente a mí se encontraba nada menos que una de las leyendas del coleccionismo de Star Wars, el señor Jaffet, con quien enseguida hicimos buenas migas.

Panelistas y organizadores en la cena VIP.

Una vez dentro del hotel, en una sala donde pude dejar mi equipaje hasta que estuviese lista la habitación, conocí en persona a mis compañeros de viaje, quienes durante más de un año me dejaron compartir su programa para hablar de La Guerra de las Galaxias, saga que nos ha unido y tanto nos emociona desde niños. Por fin podía ponerles cuerpo a David “Davo” Olmos, Víctor “Lucifagor” Magaña y a las responsables tras bambalinas, mujeres encargadas de organizar, bajar a tierra y llevar a buen puerto las locuras de estos dos amigos inseparables, Jessica “La Commander” Pedroza y María Fernanda Espinoza. Luego de los abrazos pasamos al backstage de la Convención, pude apreciar cómo se terminaban de armar los diferentes puestos de venta de los diversos negocios que se habían asegurado su lugar en el evento. También allí se encontraba en exposición parte de la maravillosa colección de Lucifagor. Al regresar a la sala donde estaba el equipaje me encontré con otra persona que había visto en diferentes programas: Lord Tano 66. Él y Jaffet me invitaron a almorzar en un restaurant cercano al hotel, lo pasamos excelente, hablando como si fuésemos amigos de toda la vida, esta sensación se repetiría una y otra vez con cada uno de aquellos con los que entablé relación durante ese fin de semana.

Al volver del almuerzo conocí al resto del staff, Cinthia Aguilar, Viridiana Grijalba, Abril Segura, Arturo Segura y Edgar Duarte, todas excelentes personas siempre dispuestas a ayudarnos y solucionar cualquier inconveniente que pudiese ocurrirnos durante nuestra estadía. También conocí al señor Arturo Magaña, padre de Lucifagor y alias el “Guampa Mayor”, con quien compartí más de una interesante charla relativa al coleccionismo, al podcast que comparto con su hijo y a la realidad de nuestros países.

La siguiente persona en llegar fue Sergio “El Checo” Acosta, compañero del programa y a quien debo el haber sido convocado para integrar sus filas. Para esa hora ya me habían dado la habitación, por lo que en lo que tardaban en darle la suya a Sergio le ofrecí dejar su equipaje allí. Cuando volvimos al comedor nos encontramos con Raúl, responsable de Cloth Wars, un emprendimiento de capas para muñecos, cosplayer y conocido coleccionista. Compartimos la tarde juntos, sentados en una mesa bebiendo cerveza y narrando anécdotas; poco a poco fue pasando el tiempo y fueron llegando todos aquellos con los que pasaríamos el resto del fin de semana. Nuestros camaradas de programa, Jorge “Yorch” Castillo y José “Pepe/Darth Griller” Mendoza se sumaron a la tertulia; seguidos de Orlando Carlín, Baloo The Collector, Rob de Geek Collectors, Memo Rodcam, Scruffy Looking, Kalbin ST y finalmente Mary Jade. Por supuesto, también contamos con la presencia de Jaffet, Lord Tano 66, Davo, Lucifagor y el Guampa Mayor, quien nos iluminó con anécdotas y chistes. Debo darle una mención especial a Pato Galera, seguidor del programa y comprador del boleto número 1 de la Convención, a quien recibimos con los brazos abiertos. Como el bar del hotel debía cerrar, continuamos el encuentro en un boliche a diez metros saliendo a la calle. Allí nos encontramos con algunos seguidores del programa que habían pasado a tomar algo, Darth Kanibal y su esposa, y Sarah Kenobi. La charla se extendió hasta las dos de la mañana.

El sábado a las once de la mañana se realizó la inauguración oficial de la Guampacón 2022, primera convención en Cancún, cuyo eslogan fue “Por amor al coleccionismo”. Al emotivo discurso que nos brindaron Lucifagor y Davo siguió el corte del listón y la apertura de puertas. En ese momento los asistentes al evento pudieron ingresar al salón de ventas para hacerse con un coleccionable de nuestra amada saga y, por qué no, de otras franquicias, diversos animés, Thundercats, Masters of the Universe, Mad Max, monstruos clásicos del cine y mucho más se exhibían para su venta en los pasillos del predio. También había un lugar para adentrarse en los juegos de mesa y diversos artistas que exponían sus obras: el maestro Puis Calzada, uno de los más reconocidos dibujantes de cómics; Regina Aderman, propietaria de Svart Ros y diseñadora de moda personalizada; el stand del Fan Club de Star Wars; y las cosplayers Greta Galantti, Anny Bunny y Hayami Witch. Para los más chiquitos estaba el puesto de Bichos Ludoteca, lugar donde los padres podían comprar algo acorde a la edad de sus niños y dejarlos un rato al cuidado de especialistas para que se divirtiesen.

En seguida comenzó lo más atractivo de la jornada, los paneles y los talleres. Lamentablemente como ocurrían en paralelo, no pude asistir a todos, por lo que comentaré aquellos en los que estuve presente y solo mencionaré el resto. El primer panel se llamó Coleccionismo de Star Wars y contó con la conducción de Lord Tano 66, Jaffet, Rob de Geek Collectors, Lucifagor y César Cuauhtemoc Cruz, de quien haré mención más adelante. Cada uno narró sus experiencias como coleccionista, desde sus inicios hasta la actualidad, anécdotas, alegrías y frustraciones. Finalizada la exposición comenzó la rueda de preguntas del público. La segunda conferencia, Caracterización cinematográfica, estuvo a cargo de Adrián Akellyz, triple ganador del concurso de cosplay de la Comic Con de Nueva York y artista del maquillaje para el cine y la televisión mexicanas. Caracterizado como el Emperador Palpatine, contó cómo fueron sus inicios y explicó paso a paso el análisis previo de los personajes y su proceso de creación que combina la caracterización psicológica, el diseño de vestuario y la construcción de las diversas prótesis. La siguiente exposición estuvo a cargo de César Cuauhtemoc Cruz, curador del Museo Estelar de la ciudad de México, un lugar dedicado íntegramente al coleccionismo de figuras de Star Wars, con más de 6000 piezas, ediciones limitadas, estatuas tamaño natural, réplicas autografiadas por las estrellas de las películas y todo aquello que un fan de la saga pueda imaginar. Durante la hora que duró la conferencia, César nos transportó a una galaxia muy Lejana donde pudimos ver infinidad de fotos de las diversas colecciones que integran ese maravilloso edificio. Para todos aquellos que tengan la oportunidad de viajar a la ciudad de México, pueden reservar su entrada gratuita online y les aseguro que tendrán una experiencia que nunca olvidarán. Como para muestra basta un botón, al final de la nota les dejo el video promocional del Museo Estelar. La revancha del Youtuber fue liderada por Orlando Carlín, Lord Tano 66, Scruffy Looking, Memo Rodcam, Rob de Geek Collectors, Kalbin ST, Balloo the Collector y Carlos Cano, todos youtubers de renombre dentro del coleccionismo de Star Wars. Cada uno mostró la identidad propia de su canal y dieron consejos a quienes estén pensando en iniciarse en el mundo de la creación de contenidos. La charla fue muy amena y resaltó la pasión con la que todos trabajan para que esta afición siga creciendo y llegando cada vez a más gente. El siguiente panel titulado Del concepto a la realidad fue conducido por Scruffy Looking, que explicó paso a paso cómo realizar el diseño propio de un vehículo inspirado en Star Wars. Explicado de forma sencilla y didáctica, el corolario de la conferencia fue la presentación del modelo terminado que nos había presentado en fotos.

A la vez que se desarrollaban todas estas actividades se realizó el panel acerca del Futuro de Star Wars, a cargo de los integrantes del Fan Club, y los talleres de Diseño Personalizado con Regina Aderman, Cómo ser el mejor espadachín de la Galaxia por Balakan Shikal y Dibujando criaturas de una Galaxia muy Lejana del maestro Puis Calzada.

El cierre de la primera Jornada estuvo a cargo del actor de doblaje, el gran Sebastián Llapur, voz de conocidos personajes de diversas series y películas animadas como El abuelo Simpson, Krusty el payaso, el jardinero Willie, el Pato Lucas, Quico en la serie animada del Chavo y nuestro amado Darth Vader. Argentino de nacimiento, narró sus comienzos en su Jujuy natal, sus estudios de locución y sus sueños de doblar películas y series que lo llevaron a radicarse en México, cuna del doblaje en Latinoamérica. Todo mechado con las voces icónicas de sus distintos personajes para finalizar con la anécdota del proceso de selección que tuvo que afrontar para dar vida a Darth Vader en español. Luego de la conferencia, como en todos los paneles, se realizó la rueda de preguntas del público y la sesión de fotos.

Pero la cereza del pastel ocurrió momentos después, cuando todos aquellos que formamos parte del equipo de la Cueva del Guampa, los invitados a la Convención y aquellos afortunados que compraron un pase VIP, fuimos invitados a la cena exclusiva en el último piso del hotel. Allí pudimos deleitarnos con comidas y bebidas únicas, pensadas para los seguidores de La Guerra de las Galaxias. Bocadillos como Chapata de Mudhorn, Hamburguesa de Lomo de Bantha y Alitas de Porg se combinaban con tragos como Han Solo, Margarita de Hoth, Grogu Special y el trago oscuro de Darth Vader. Allí tuve oportunidad de conversar con aquellos que no conocía tanto y tenía ganas de acercarme más, Scruffy Looking, Akellys y Lucas “el Tío Pixel”, animador de figuras, a quien prometí asistir a su taller y a su conferencia del día siguiente. En medio de la fiesta aparecieron Sebastián Llapur y Mario Filio, el actor de voz que da vida en español a Obi Wan Kenobi, quienes fueron aclamados por todos los presentes. Conversaron con cada uno de nosotros, se sacaron fotos, firmaron autógrafos y brindaron a la salud de la Guampacón. Las canciones compuestas por Javi One Kenobi, un músico seguidor de nuestro podcast que lamentablemente no pudo asistir, sobre los dos programas de la Cueva del Guampa, Hablando de Star Wars y Hablando de Cómics, iniciaron la rueda de baile, donde cada uno tuvo la oportunidad de demostrar sus dotes de bailarín. Para terminar la hermosa velada nos regalaron a cada uno una moneda conmemorativa del evento, edición limitada de 100, de la que soy poseedor de la número 11.

 Yorch, Yo, Checo, Mary, Pepe, Lucifagor y Davo.

El domingo lo empezamos tempranito haciendo el podcast, Hablando de Star Wars, en vivo para una audiencia selecta, durante el cual Lucifagor, Davo, Cheko, Pepe, Yorch, Mary Jade y yo contamos nuestras experiencias como seguidores de la saga, también tuvimos la compañía de Jaffet, Lord Tano 66 y Jonathan Pedraza y Axel Enríquez de los Hijos del Jawa. Para un servidor, estar en ese momento compartiendo en vivo y en directo con mis compañeros de viaje, mis amigos, a quienes nunca había visto en persona, fue llegar a la cúspide de toda una vida dedicada al estudio y la difusión de Star Wars. A continuación, siguió la conferencia a cargo de Tania Hernández, directora del planetario de Cancún, La ciencia detrás de Star Wars, exposición muy didáctica que nos interiorizó acerca de los distintos aspectos tratados en la saga, como la velocidad de la luz, la vida en otros planetas y los distintos instrumentos y técnicas que se utilizan en la actualidad para detectar los posibles lugares en el Universo donde podría desarrollarse. En el siguiente panel pudimos conocer La historia de dos Guampas, durante el cual Davo y Lucifagor, acompañados de La Commander, relataron cómo tímidamente empezaron un negocio de ventas de figuras, se atrevieron a soñar y culminaron realizando una Convención en la ciudad que los vio crecer. A su término asistí a Aprende a contar con tus Figuras, el taller de animación de Tío Pixel, en el que luego de ver alguno de sus excelentes trabajos, como Batman vs. Gatúbela, y conocer los rudimentos de esta técnica tan hermosa, en media hora pudimos dar un segundo de vida a una de nuestras figuras adquiridas durante el evento. A su término dio una conferencia sobre el Coleccionismo de las Nuevas Generaciones, explicando cómo todos aquellos que somos señalados como freaks debemos llevar la frente bien alta y dar el ejemplo a los niños que quieren iniciarse en esta maravillosa actividad. La última conferencia estuvo a cargo del actor de doblaje, el maestro Mario Filio, quien tiene a su cargo las voces de Goofy, el Rey Julien, Ralph el Demoledor, Miss Piggy y nuestro amado Obi Wan Kenobi, entre otros personajes del cine y las series. En su show contó sus experiencias de niño haciendo voces para divertir a su familia y amigos, y cómo fue interiorizándose en el mundo de los actores de voz, comenzando con pequeñas publicidades hasta hacerse un lugar de reconocimiento.

En paralelo a estas actividades se desarrolló el taller de Fotografía de Figuras de Acción, a cargo de Memo Rodcam; el de Maquillaje de Cómics de Adrián Akellyz y el panel de Darth Fëanor.

Las actividades finales fueron el concurso de cosplay, en el que se dio el primer premio más grande de México en esa categoría, una cantidad en metálico de 10000 pesos mexicanos; y el sorteo de una Razor Crest, la nave del Mandaloriano, de la Vintage Collection.

Debo destacar que durante la Guampacón conocí a varios seguidores del programa que se acercaron a conversar conmigo, Polar Orange, Gerardo Vázquez, Octavio Medrano, Enrique y Edgar Collector, quien sabiendo de mi admiración por Boba Fett me regaló un cabezón de una conocida casa de comidas rápidas y un autito de una conocida marca, ambos relativos al personaje y que ya tienen su lugar en mi colección.

Finalizado el sorteo, Davo y Lucifagor anunciaron la próxima Guampacón 2023, con lo que todos salimos felices del lugar. Luego de una rápida cena, nos despedimos con abrazos y la promesa de vernos el año entrante.

El lunes 2 de mayo, a las 3 de la mañana pasó una combi por el hotel a llevarme, único pasajero, al aeropuerto. El viaje fue muy ameno, ya que el señor Saúl Pat, chofer del vehículo, fue muy agradable y conversamos animadamente todo el trayecto. Al pasar por la pequeña pirámide que vi el primer día, me dijo: “¿Vio esa casita debajo del puente?”. Me explicó que los mayas creían en los duendes y les construían esas edificaciones para que habitasen allí y no hiciesen maldades; también me contó que la empresa constructora de la ruta la había encontrado cuando hacía sus excavaciones y, sin dar aviso, la demolió para que no se demorase la obra. Entonces los duendes, enojados, comenzaron a hacer maldades y retrasaron tanto los trabajos que debieron reconstruirla y llamar a un chamán maya para que la bendijese; solo entonces terminaron los problemas y pudieron finalizar la construcción de la ruta. En ese momento me di cuenta de que sin lugar a dudas estaba atravesando un portal, la sensación de corriente eléctrica del primer día no había sido casualidad. En ese preciso instante estaba saliendo de un mundo mítico para regresar al mundo real, por tres días fui un niño otra vez, era hora de volver a ser un adulto y transmitir todo lo aprendido.

Tres días duró mi aventura, estuve dentro de un mundo maravilloso junto con mis compañeros, mis amigos, mis hermanos, Davo, Lucifagor, Checo, Pepe, Yorch y Mary, protegidos por los guardianes del Templo, La Commander, Fernanda, Cinthia, el Guampa Mayor y todos sus colaboradores; y acompañados codo a codo por Jaffet, Lord Tano 66, Raúl, Carlín, Baloo, Rob, Scruffy Looking, el Tío Pixel, Memo Rodcam, Kalbin ST y Carlos Cano. Estuvimos cerca y aprendimos de los dioses Sebastián Llapur, Mario Filio y Puis Calzada. Estuve tres días en el paraíso y ni siquiera salí del hotel.