Black Mirror: ¿El declive de la obra en su propia vanguardia o el declive de las exigencias del público?

1.jpg

Allá lejos por el 2011 cuando recién se lanzaban los primeros capítulos de Black Mirror, nos preparábamos sin saberlo para entrar en una nueva dimensión a la hora de contar las cosas desde la tecnología.

Este fue el gran descubrimiento de Charlie Brooker, utilizar la tecnología como el modo de relatar las miserias humanas, pero a diferencia de lo que muchas personas creen, sin culpar a la tecnología, sino a lo que somos capaces de hacer con ella. El viejo truco de la ciencia ficción, que se puede dar los mejores lujos en la narrativa sin ser denunciada por panfletera ni juzgada por soberbia.

Sin embargo, lo que fue para mí un hito en la historia de las series terminó derivando en otro producto más. Algo que ya me parecía desde temporadas anteriores, pero bueno, siempre puede ser que uno se pone caprichoso por demás con esa frase de “esta no es la esencia de Black Mirror”. Lo cierto es que lo dije, aunque siempre me pareció que su guion no pudo evitar sentir la presión de agradar a su público cuando lo que debía hacer era desgarrarlo, seguía teniendo ideas originales y cosas que nos sorprenden por lo bien escritas, entonces seguía siendo una serie que valía la pena ver.

Hasta esta última temporada. Sus tres capítulos dejan muchísimo que desear. Principalmente porque las opciones y el universo que desarrollaban tenían grandísimas chances de convertirse en algo bueno, pero a la larga, terminó quedando en el medio sin poder generar la desazón típica de Black Mirror, la prolijidad de un guion coherente y menos lo genuino de su habitual originalidad.

miley-cyrus

“Smithereens” es definitivamente el mejor de los tres. Todo lo que sucede en el capítulo no entendemos de qué trata, sabemos que algo irá mal, porque siempre sucede, pero no podemos percibirlo y estamos alrededor de 15 minutos conviviendo con sus personajes sin entender a dónde vamos. Esto no es una simple construcción de personajes, ni de contexto, esto es una oda al suspenso muy bien creada, y ese punto de partida es fundamental. Todo lo que sucede después es tensión que escala con una calidad deliciosa, haciendo tan claros los objetivos de sus personajes como el interrogante de por qué. Y cuando esto al fin llega, donde no sabemos si era mayor la tensión por saber qué pasa que por entender las causas, el alivio se mezcla con la sensación de adecuación a las razones del personaje que nos antagoniza, pero esto, que en otro contexto podría haber sido inverosímil, es por el contrario completamente lógico y se siente una plena satisfacción de que su trama nos ha procurado un trayecto firme para no chocar en el rechazo del leitmotiv que todo lo moviliza. El final, sobre todo por su calidad de abierto, termina por contribuir a la hipótesis de que lo que importaba en este desenlace era entender qué quería el personaje que inicia el conflicto, no lo que sucedería después. Todavía mejor es la sensación de empatía que genera la historia, no solo por los diversos puntos de vista que se encuentran hasta en sus personajes secundarios, sino porque trata un tema demasiado real y contemporáneo, algo que vuelve a los escalofríos más intensos. Realmente imperdible.

El capítulo “Rachel, Jack and Ashley Too” me pareció el peor de todos. En particular porque el gran esfuerzo que pone la historia en tratar de manifestar el patetismo de sus personajes carece completamente de sentido. Las mujeres que protagonizan esta historia luchan contra los estereotipos que las marcan y las imposiciones que las limitan, realizan su camino del héroe de forma prolija y casi sin demasiados conflictos más que los inconvenientes entre ellas. Y cuando parece que al menos la historia nos trae la posibilidad de demostrar una vuelta de tuerca digna, coloca a los personajes en el patetismo inicial otra vez, solo que en este caso con un género musical distinto. Casi que me permití creer que esto era intencional a modo de transmitirme el mensaje de que “siempre somos esclavos” al mejor estilo viejo black mirror… pero no, solo fue un cierre soso y que deja gusto a nada. Mi hipótesis es que simplemente contaban con la seguridad de que poner un personaje mediático tan importante como Miley Cyrus sería suficiente impacto más allá de lo demostrado. Pero solo resulta en un montón de conflictos sin cierre, el clásico Deus ex machina que todo lo resuelve y un final con poco contenido a nivel mensaje.

black-mirror-season-5-smithereens

Por último, el capítulo tranquilo y medio “flojito” de la lista es “Striking Vipers”. Lo que más le critico es todo lo que demoró en llegar al nudo, en mi opinión tiene una excesiva cantidad de escenas de más que lo vuelven lento y que no tienen nada que ver con la lentitud de “Smithereens”, donde se va palpando el suspenso de forma concreta. Los personajes de esta historia navegan a la deriva en sus mares de dudas y sus propósitos simples, algo que podría llegar a ser, pero lamentablemente se estanca en largos períodos en los que solo vemos a dos personajes de videojuegos que mantienen relaciones sexuales siempre que pueden. Los efectos visuales, una belleza, la idea con un excelente potencial y una pregunta: “¿Qué pasaría si…?”, que deja que hablar, porque incluso roza temáticas interesantes sobre la realidad de los géneros y la elección de la sexualidad, la edad, el cansancio, la división posible entre amor y sexo, los límites de la moral que se difuminan si el medio es virtual. Todo esto es una pequeña porción de la cantidad de conceptos interesantísimos que propone el capítulo pero que falla no solo en su ritmo, sino en un final bastante pobre y plano, que termina por destruir muchos de los planteamientos, dejando algunos sin resolución y otros con una de esas respuestas que a uno le dan ganas de preguntar más, pero ya no hay a quién consultar. Una pena.

En síntesis, Black Mirror sigue siendo digno de ver pero esta vez con el ojo crítico más afilado; empiezo a percibir una decadencia pero quizá solo sea una idea mía, a muchas personas los capítulos les han impactado de forma diferente. Personalmente, les insto a que vean por sobre todas las cosas “Smithereens”, y si se quedan con las ganas de más, ya conocen como sigue el TOP 3.

Anuncios