Jurassic Pratt

imagen destacada.jpg

Allá por 2015, cuando terminamos de ver Jurassic World, pensábamos que teníamos dinosaurios para rato, pero luego de ver Fallen Kingdom solo nos queda la pregunta: ¿Tenemos dinosaurios para rato?

Después de lo que puede ser considerada una muy buena primera entrega, funcionando como una continuación de bastante fidelidad a la mítica saga de Crichton llevada por primera vez al cine por el inmenso Spielberg un par de décadas atrás, llega, y con criticas variables de un extremo al otro en desde su lanzamiento, Jurassic World: Fallen Kingdom que, a pesar de contar con el increíble Chris Pratt (Nick Owen), actor acostumbrado a salvar cualquier Titanic cinematográfico, parece ser el puntapié inicial de lo que llevará tanto a los dinosaurios como a la saga a una inevitable extinción.

Fallen Kingdom llega como una apuesta bastante arriesgada, ubicándonos 3 años después de su predecesora y en la misma Isla Nublar, y su inevitable destrucción total por la erupción del volcán de la isla. Es debido a esto que surge un movimiento liderado por Claire Dearing (Bryce Dallas Howard) que tiene como principal objetivo salvar la mayor cantidad posible de los dinosaurios que aun quedan en la isla, sobrevivientes del desastre causado por el escape del Indominus Rex en la primera entrega. Para lograrlo, buscará ayuda (principalmente económica y de recursos) en Benjamin Lockwood (James Cromwell), la mano derecha de John Hammond que lo acompañó en el sueño de crear del Parque Jurásico más de 20 años atrás, y que tiene una nieta bastante peculiar, y obviamente en Owen, uno de los encargados de que el desastre del Indominus Rex no haya sido tan grave, 3 años atrás.

690359-jurassic-world-2

Pero, lo que Claire no sabrá (aunque todo el resto de la audiencia espectadora de la película claramente se esperaba), es que detrás de Lockwood se escondía un tal Eli Mills (Rafe Spall), que claramente tendrá objetivos un poco diferentes a “salvarlos”, y como todos imaginábamos serían los de venderlos al mejor postor, secundado por Ken Wheatley (Ted Levine), mercenario contratado para la misión de “búsqueda y rescate” de los dinosaurios.

Nuestrxs protagonistas deberán entonces volver a la isla que tantos malos recuerdos les causó, comenzando básicamente una guerra de poderes a luchar entre rescatistas y contrabandistas, para ver quienes se quedan finalmente con los dinos.

Mientras tanto, y claramente detrás del telón, la gran mente desarrolladora de todo el proyecto, viene Henry Wu (BD Wong), que sigue creando dinosaurios asquerosamente híbridos, esta vez a partir de mezclas de genes de la información genética básica del Indominus Rex (luego de rescatar los restos del fondo del mar), genes de los Raptors (principalmente Blue, por su capacidad de seguir órdenes) múltiples animales de la actualidad y otros dinosaurios. Wu, nos demuestra que una persona siempre puede tropezar dos veces con la misma piedra, y no aprendiendo absolutamente nada en 3 años, crea lo que será el Indominus Rex 2 Indoraptor, la versión mejorada y controlable – supuestamente – de su predecesor, con fines meramente militares.

2482_D007_97A7812_R_CROP_01_0.0

Obviamente todo va a descontrolarse, los dinosaurios se van a liberar y será todo caos, destrucción y muerte en plena subasta. Y nuevamente Owen y compañía deberán salvar la noche y el mundo.

Y allí empieza y termina el guion de la película.

Fallen Kingdom tiene puntos altísimos en Chris Pratt y un puñado pequeño más de los actores del cast, tiene su cuota de nostalgia de la mano de la reaparición -aunque en pequeñas dosis, meramente como un invitado- del Dr. Ian Malcom (Jeff Goldblum), sigue logrando hermosos dinosaurios (salvo el invento horrendo que quisieron intentar con el Indoraptor), con un trabajo de CGI, fotografía y música muy buenos, y hasta incluso tiene varios momentos con tonalidad bastante oscura muy bien logrados; pero que cae en pozos inevitables en el guion, en la repetición de chistes y en la falta de sorpresas, e incluso volviendo a mostrarnos formulas y desenlaces utilizados en la primera entrega, que terminan tirando bastante abajo todo lo bueno que genera lo anteriormente mencionado, y nos promedian una entrega dentro de todo entretenida y linda de ver, pero sin grandes luces, y con muchos huecos en el guion que deberán repasar y corregir si quieren sacar una tercera entrega (confirmadísima para este entonces).

631061-jeff-goldblum-jurassic-world

Conclusiones Finales

No caben dudas que se trata de una película muy entretenida, especialmente hecha para llevar a nuestros peques al cine. Pero, para los más grandes y asiduos a la pantalla grande, nos deja un sabor agridulce en la boca.

De los restos de Fallen Kingdom, con el puñado de dinosaurios que queda de esta ultima entrega, y con el comodín que termina siendo siempre Pratt, deberá surgir la tercera entrega. Una tarea bastante complicada y que puede terminar en un final desastroso para la saga, si siguen en esta picada poco creativa. Tendremos que esperar otros tres años más para ver como resuelven y terminan esta segunda saga de los icónicos predecesores extintos.

Anuncios