Devilman Crybaby: El llorón del animé

imagen destacada

Antes que nada quiero dejarles en claro a los lectores algo muy importante: Devilman Crybaby es solamente una remake de la serie de Devilman original. Solo que comprimida de 39 capítulos a 10. Si vieron la serie original es poco probable que algo de esta producción de Netflix los sorprenda de alguna manera.

El llorón

Aun así, como remake, Devilman Crybaby está un paso arriba de un buen número de series animadas actuales. La razón se encuentra en una notable conjugación del sabor nostálgico de los mangas de los 70 y 80, con una sincera aunque poco sutil modernización.

Akira Fudo es un joven en edad de secundaria que es bastante sensible ante el dolor de los demás. A pesar de sus evidentes debilidades físicas, no duda jamás en dar la cara por los más indefensos, situación que desde pequeño le juega alguna discusión con su mejor amigo, Ryo Asuka, un joven de su edad que es profesor de algo (¿?) en Estados Unidos y está a cargo de una investigación sobre demonios en el mundo actual. La investigación lleva a la pareja de amigos a un club nocturno donde se va todo al carajo y en el cual Akira se fusiona con Amon, un demonio superpoderoso, que no logra poseerlo. Así nace la entidad de Devilman, y Akira, ahora un joven fuerte y confiado, utiliza sus poderes para eliminar a todos los demonios que van apareciendo.

devilman-crybaby_2

Hasta aquí, en más o menos el ecuador de la serie, estamos describiendo un seinen (ya les explico por qué seinen) de mostro de la semana, totalmente de fórmula. Sin ir más lejos, es casi el argumento de la chotada de Zenki. Una tonelada de gore, sexo y profanidad convierten a Devilman Crybaby en un seinen (para adultos), más que en un shonen (para adolescentes varones). En este anime, se mata desquiciadamente y se coge igual. No es una serie con la cual pasar un rato con tu mamá que te adora por lo tierno e inocente que sos. Al menos no hasta pasar el quinto. Es pasando el quinto capítulo que se convierte en la serie que asombró a montones.

El demonio

El día que escuchen a alguien decir que Hideaki Anno es un genio pero que le robó un quilombo a Go Nagai, ese día encontraron a un otaku sensato. Evangelion no es más que una buena mezcla de Devilman, Mazinger y depresión no diagnosticada. Y Devilman Crybaby lo detalla con precisión en los momentos finales con una justa dosis de encuadres y secuencias que van a resultar conocidos a los fanáticos del éxito de Gainax.

Screen_Shot_2018_01_18_at_10.07.53_AM.0

No toda la serie está animada de manera óptima. Por partes, sobre todo en momentos de la serie donde no está sucediendo gran cosa, el nivel de animación y definición cae en picada de manera similar a lo que ocurre en Dragon Ball Super, donde se modifica el esquema de capítulo bien animado – capítulo mal animado – capítulo regular por uno donde las tres tendencias existen dentro de un mismo capítulo según lo que esté sucediendo. Puede ser bastante molesto y generar distracción, cosa que no pasa por suerte con el apartado musical que tiene dosis justas de música electrónica para los momentos de locura y tonadas tristes para cuando suceden los inevitables momentos anime.

Conclusión

Porque Devilman Crybaby está repleto de tragedias bien acompañadas por las lágrimas de Akira y una música suave y melancólica. Los diez episodios de 25 minutos se pasan volando. Pero estén preparados para momentos dolorosos que les van a recordar a otros animes (hay un momento totalmente Full Metal Alchemist) y estén dispuestos para recordar que la diferencia entre la animación japonesa y la animación occidental reside en que a los japoneses les importa muy poco la continuidad.

Anuncios