Reseña: Atomic Blonde

imagen destacada (1)

Cuando salieron a la luz los avances de esta película, protagonizada por Charlize Theron, supongo que todos tuvimos el mismo pensamiento: ¡John Wick en versión femenina! Por supuesto, el hecho de que David Leitch esté al frente de estas dos obras maestras no quiere decir que tengan el mismo argumento.

En John Wick (2014), Keanu Reeves es un matón retirado que empieza una cacería repleta de tiros y peleas, mano a mano contra todos aquellos que supieron arruinar su retiro tranquilo y mataron a su cachorro.

En el caso de Atómica (Atomic Blonde, 2017), y acá avisamos que quizá nos desenvolvamos con algunos spoilers, nos situamos en la ciudad de Berlín en 1989, con la caída del muro a punto de suceder. La agente Lorraine Broughton (Charlize Theron), del servicio secreto de inteligencia británica, es enviada a Berlín a recopilar información acerca del asesinato de su compañero, también agente, y su misión es encontrar una lista que estaba en manos de este agente y en la que figuran los nombres de todos los espías encubiertos que trabajan en Berlín oriental.

atomic-blonde-mcavoy-1

En el camino se encuentra con el agente David Percival (James McAvoy), quien, digamos, se maneja por su cuenta dentro de ese territorio. Lorraine debe arreglárselas sola, no confiar en nadie y resolver quién está de su lado y quién no. Durante su estadía debe encontrar y poner a salvo al autor de dicha lista, conocido como Spyglass (Eddie Marsan).

Una vez instalada, Lorraine encuentra ayuda en una novata agente encubierta con el nombre de Delphine Lasalle, interpretada por la carismática Sofia Boutella, que aporta encanto y algo de romance a la trama.

Hacemos punto y aparte para la música. La banda sonora de esta película es exquisita, totalmente a tono con la época. Ante la vista del espectador, es todo lo que se espera de una producción situada en el país europeo durante esa época, destacándose el vestuario y las luces de neón.

atomic-blonde-anatomy-videofifteenbyseven2610

El trabajo de Leitch se luce en las coreografías de acción, hace que la cinta fluya de manera lograda y llevadera. En cuanto al guion, debemos decir que se disipa en una trama rebuscada, Charlize se pierde en un sinfín de traiciones y dobles traiciones que por momentos pueden marear al espectador.

De todas formas, la ganadora del Oscar se lleva todos los aplausos y logra imponer a esta heroína yendo a un lugar difícil en una de las épocas más complejas de la historia, pateando y golpeando cuanto muchacho intente ponerse en su camino.

Una de las mejores escenas de la película es cuando Lorraine intenta ayudar a Spyglass y se desata un sinfín de patadas y tiros en las escaleras de un edificio abandonado, lo que alcanza una coreografía demasiado bien lograda.

En la actualidad, poco a poco las mujeres van logrando más protagonismo en la pantalla grande, como lo hizo Theron con su papel de Imperator Furiosa en Mad Max: Fury Road o Gal Gadot en el reciente éxito de Wonder Woman. Atómica destaca el girl-power a pura piña, tacos altos y mucho estilo.

Anuncios