Recap: The Walking Dead – “Now” (S06E05)

Finalmente llegamos a donde confluyen los finales de los capítulos anteriores, confirmamos las especulaciones de que Rick era quien gritaba que abrieran la reja, algo (para mí) inesperado, siendo que lo último que supimos de él era que había quedado varado en una casa rodante que no arrancaba y se encontraba rodeada por caminantes, qué paso en el medio (aun) no sabemos, pero viendo el adelanto del siguiente episodio vimos que vamos a estar enteramente con el grupo de Daryl, Sasha y Abraham, por lo que sería fácil arriesgarse a adivinar que veremos cómo Rick contactó nuevamente a Daryl por radio para que lo rescatara de la casa rodante y lo acercara a Alexandria, ya que Rick difícilmente podría haber escapado y llegado él solo de vuelta hasta la comunidad, ya recibiremos seguramente alguna explicación, mas por habito que por necesidad, pero esto es pura conjetura, volvamos al capítulo en sí:

Tuvimos varias líneas paralelas y micro-historias sucediendo dentro de Alexandria, donde los habitantes están desesperanzados por la horda de zombis que ahora rodea la zona, al punto de saquear su propia reserva de comida pensando que no habrá un mañana, a lo que Spencer los detiene, solo para darnos cuenta luego de que robó parte de las reservas y se encuentra lo suficientemente borracho como para culpar a su madre de la muerte de su padre y de la situación actual de Alexandria. Este golpe moral, sumado al ataque que recibe de un caminante, hace que Deanna le delegue el rumbo de la comunidad a Rick, algo casi obligatorio y obvio para los espectadores, siendo que prácticamente no hubo ningún intento últimamente de interferir con el imponente liderazgo de Rick, el único que siempre parece ser capaz de tener el carácter e inteligencia suficientes como para lograr que un grupo grande de personas sobreviva (en parte al menos).

También nos enteramos que Enid está desaparecida, nadie sabe nada muy concreto de ella, solo que al parecer no está en Alexandria, por lo que Carl se dispone a ir a buscarla en una misión prácticamente suicida pero Ron se lo impide, logrando al principio que casi se agarren a las piñas y luego haciéndolo entrar en razón, finalmente Carl se va, algo disgustado pero habiendo encontrado ambos una suerte de tregua agridulce.

Básicamente vimos como se encuentran las distintas caras de Alexandria y como está la organización interna, como finalmente terminan de adaptarse al panorama que los rodea, con un par de habitantes enfrentándose por primera vez con zombis. Creo que no es difícil concordar en que la parte más entretenida y atrapante fue la búsqueda de Glenn que inicio Maggie, acompañada por Aaron a través de un túnel secreto para salir de la comunidad. En su viaje nos encontramos con el deleite gore de ver una lucha contra zombis es un estado de descomposición tan avanzado que hace que estos se deshagan de solo tocarlos. Cuando Maggie llega al final del túnel decide abandonar la búsqueda, parece aceptar la desaparición de Glenn repentinamente y nos hace saber que está embarazada (oh, la dulce ironía). Finalmente regresan a la comunidad y borran los nombres de Glenn y Nicholas del homenaje a los fallecidos de la comunidad, porque la esperanza es lo último que se pierde. Si bien Aaron parece ser un gran tipo, no sé por qué en este capitulo me dio la extraña sensación durante toda esta secuencia de que va a intentar buitrear a Maggie en algún momento.

Rick finalmente se encuentra a cargo de la comunidad de Alexandria de manera oficial, cómodo, seguro y tranquilo con el apoyo de Jessie, sin embargo en el último segundo del capítulo pudimos ver la grieta en la valla que ya nos indica con qué nos vamos a encontrar hacia el final de esta primera mitad de temporada. Después del ataque de los Wolves (o Lobos) la estructura de Alexandria quedo muy debilitada, si llega a haber una fuga en la valla que permita el ingreso de zombis al terreno, difícilmente la comunidad pueda salir bien parada, parece que Alexandria se va a terminar de venir abajo más temprano que tarde.

Anuncios