Porno y helado: siempre que te dejen de lado

de

En el año 86, en algún lugar de Buenos Aires, Luca Prodan cantaba por primera vez “juventud, divino tesoro”. Ni Sofía Morandi ni Ignacio Saralegui habían nacido aún, ni tampoco lo habían hecho… Sigue leyendo